Kaizen: Perdido en la traducción

japanflag

Por:  Jun Nakamuro, Officially Endorsed Coach in Taiichi Ohno’s. https://enna.com
Fuente: https://www.linkedin.com/pulse/kaizen-lost-translation-jun-nakamuro-1
Adaptación al Español: Causa & Efecto

Las técnicas japonesas de mejora han sido reproducidas en todo el mundo durante décadas, pero ninguna lleva más carga cultural que la teoría de Kaizen.

Cuando expongo a los dirigentes occidentales las prácticas Lean de Japón, a menudo expresan que han salido con una mejor comprensión del  “verdadero Kaizen”, pues experimentan algo de la cultura japonesa que no les había sido transmitido por los maestros de Lean.

Kaizen no sólo significa “mejora continua”. Esta es una parte de Kaizen, sin duda, pero hay mucho más.

Los expertos suelen explicar los kanji (letras japonesas “改善”) que componen la palabra Kaizen y su composición e historia, pero esto es sólo una lección de etimología, el verdadero sentido de la palabra va más allá… Tal vez un exceso de énfasis en la palabra “Kaizen” ha distraído a la gente de lo que realmente significa.

El significado perdido de Kaizen

Durante años he recibido entrenamiento con Hitoshi Yamada, quien fue el pupilo predilecto de Taiichi Ohno. El señor Ohno para quienes no saben, es reconocido por aplicar la teoría de Kaizen que ayudó a Toyota a alcanzar niveles de éxito sin precedentes.

Toyota es sólo un estudio de caso que ilustra el poder de Kaizen. Tengo el honor de llevar adelante la misión y el legado de Ohno, con la plena aprobación de su pupilo.

“Mejora continua” no es la definición de Kaizen, sino más bien el resultado del Kaizen. La traducción literal de “mejora continua” en japonés es “Kairyo 改良”.

La mejora continua es algo que usted también puede conseguir a través de inversiones materiales y financieras, o implementando técnicas externas para resolver los problemas internos.

El Kaizen es más personal, y ocurre dentro de la propia mente. Kaizen podría traducirse mejor como “autodesarrollo continuo“. Aquí podemos ver una clara distinción entre los dos conceptos: la mejora y el autodesarrollo. Es por eso que, incluso en Norteamérica, los empleados de Toyota suelen decir “Kaizen” en su japonés original, en lugar de intentar traducirlo al inglés.

La mejora continua es una fuerza externa, y Kaizen es una fuerza interna. Nuevos equipos, instalaciones u otras inversiones en metodologías podrían ser mejoras, pero no son Kaizen. Kaizen es un proceso que ocurre en la mente, implica revivir el potencial innato como ser humano mediante el desarrollo de una gran fuerza de voluntad para romper el statu quo.

Antes de que esta definición de Kaizen empiece a sonar como un misticismo ambiguo, veamos cómo se logra realmente Kaizen. No se trata de una simple cuestión de pensamiento positivo. De alguna manera es todo lo contrario.

El Kaizen exige responsabilizarse y reconocer las luchas internas, así como las emociones negativas que estas suscitan. No se trata de derrotismo, sino de un punto de partida para el cambio. Sin aceptar esta lucha interna no tendrás la motivación para evitar la derrota en el futuro.

Kaizen como desarrollo personal

Es común en las escuelas y empresas japonesas que las personas se reúnan al final del día para celebrar un desempeño exitoso, pero también para reconocer las áreas que se pueden mejorar -aún cuando todo parece haber ido muy bien´-. Esto se conoce como “Hansei 反省”, una práctica de la autocrítica que alimenta al Kaizen. Hansei te inspira a ver siempre una oportunidad para el autodesarrollo.

En una entrevista en The Red Bulletin, el alpinista Dani Arnold discutió la importancia de la autocrítica en su camino hacia el éxito. La mentalidad que describe es un gran ejemplo de hansei en acción. De hecho, la imagen de una montaña nos recuerda una buena analogía:

Imagínese que acaba de llegar a la cumbre de una montaña muy alta. Un simple pensamiento positivo te llevaría a ver esto como un éxito. Pero ¿qué pasa si hay picos más altos más allá de la cumbre que sólo vas a descubrir una vez llegues allí? ¿Tienes el coraje de aceptar este nuevo desafío, o seguirás satisfecho con el status quo? Para alcanzar el siguiente pico, primero debes reconocer que no has alcanzado el objetivo más alto.

El simple pensamiento positivo, sin autocrítica, puede conducir al estancamiento de sí mismo. Sólo a través de la autocrítica tendrás la motivación para exigirte más. Esta es la razón por la que hansei es una parte tan importante del proceso Kaizen. Es una ciencia simple (repetibilidad).

El proceso Hansei no es fácil y no se supone que lo sea. Seguramente te sentirás decepcionado y sin pistas cuando tus acciones no produzcan resultados.

Puedes sentirte enojado, celoso y avergonzado de ti mismo. Si bien estas son emociones negativas, experimentarlas tiene consecuencias positivas. Son las emociones negativas las que proporcionan la motivación para mejorar. Estas emociones son necesarias para Kaizen.  Kaizen se trata de aprovechar estos instintos humanos para intentar con más fuerza y obtener mejores resultados.

Para asegurar el sostenimiento, Kaizen debe ser un ciclo continuo. Sin la motivación de aceptar nuestros propios fracasos, el ciclo se detendrá. Los elogios y el pensamiento positivo son una necesidad del día a día, pero se necesita probar la amargura para apreciar la dulzura. Como un músculo, el éxito profesional no puede crecer sin cierto grado de dolor. Cuando sentimos dolor, nuestro instinto de supervivencia se dispara, y hacemos todo lo posible para evitar sentir ese dolor de nuevo. No obstante, si nunca sintiéramos dolor, este instinto nunca se pondría en marcha. Usar la autocrítica como punto de partida para alcanzar tu mayor potencial no es sólo un ideal, es un mecanismo natural.

Kaizen como desarrollo del liderazgo

Supongamos que ha escalado la montaña más alta del universo. ¿Todavía hay espacio para la autocrítica? Tú puedes haber alcanzado el pico de la montaña por tu cuenta y convertirte en el líder superior, pero cuando miras hacia abajo ves que tus subordinados todavía están luchando para escalar otros picos… entonces te das cuenta que no has logrado tu verdadero potencial como líder, hasta que no ayudes a los demás a llegar a la cima de la montaña más alta.

Tú puedes creer que has alcanzado el pico del desarrollo personal, pero hay una meta más grande: desarrollarte como un líder. Siempre es posible mejorar como líder si se tiene el coraje de negar el propio éxito, y responsabilizarse de las luchas de los demás, incluso cuando claramente estos problemas no son suyos. Un líder siempre debe aceptar las luchas de los demás como propias y seguir desarrollando el fuerte deseo de ayudar a su equipo. Así es como realmente se desarrolla un líder: ayudando a otros a llegar a la cima.

Kaizen no es un objetivo; es un desafío a nuestra mentalidad. Se debe ser valiente para reconocer y aceptar las propias inseguridades y las de los demás. La energía generada por esta práctica es lo que alimenta nuestro desarrollo como seres humano y como líderes. Comienza por dejar a un lado la satisfacción de tus logros, y desafíate a alcanzar los objetivos más altos que puedes ver en el horizonte.

 

Anuncios

Un comentario Agrega el tuyo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s